Artículo
0 comentarios

Parada y fonda

Aprovechamos agosto para ordenar nuestro desván genealógico y retomar fuerzas para el próximo curso

EL PUEBLO. Para los urbanitas que habitan el mundo genealógico el pueblo es el punto de partida, el alfa, el origen de todo. Llega el estío y regresan los hijos y nietos de Vicent el forner, Milagros la de Eliseo, Facunda la del hostal o Mauricio el herrero. Nuevos rostros inundan la plaza de la fuente, la de las eras o la de la Iglesia. Son ellos, los emigrantes que nunca acabaron de marcharse, los que aún recuerdan los arañazos y moratones ganados en edad infantil, corriendo o en bicicleta por el adoquinado de la plaza de la fuente o de la Iglesia. [Sigue leyendo]

Artículo
0 comentarios

Los dulces sueños del mosén

Un inventario notarial del siglo XVIII desvela los detalles de la alcoba de don Tomás

DOS COLCHONES POBLADOS de lana con telas azules y blancas sobre una cama de nogal con cortinas. Sobre este mullido aposento pasó sus últimas noches el presbítero don Tomás Pastor. Reposó sus pensamientos sobre la mundana vida de sus fieles en dos almohadas rellenas de lana con sus fundas blancas. No hemos entrado a hurtadillas en la alcoba del mosén. No, de ningún modo. ¿Cómo nos hemos enterado? Nos lo contó su cuñada Florencia, que no escatimó detalle alguno.  [Sigue leyendo]

Artículo
6 comentarios

La caja de los ancestros

Decenas de recuerdos escapan del olvido y guían a Marta en la búsqueda de sus antepasados

POSTALES DE PAÍSES CERCANOS y tiempos lejanos. La mitad de un carné profesional que añora su pedazo ausente. El retrato de un “cambrer de l’altra part de la barra”. Un libro de familia amarillento. Un salvoconducto de la posguerra, de cuando España aún sobrevivía en blanco y negro. Varias estampas funerarias con sus jaculatorias adjuntas… y las campanas de la ruzafeña iglesia de San Valero tañendo por la bisabuela maña. [Sigue leyendo]

Artículo
3 comentarios

El escribano de los corazones rotos

Isidoro y Mariana rompen su compromiso ante notario y siguen cada uno por su lado

COPLA Y GENEALOGÍA caminan cogidas de la mano. Estoy convencido. Una se inspira en la otra y viceversa. Quintero, León y Quiroga firmaron la banda sonora sentimental de varias generaciones. Y Miguel Planelles, un notario alicantino de mediados del siglo XVIII, signó la ruptura del compromiso de matrimonio entre Isidoro y Mariana. A esta joven pareja se les rompió el amor definitivamente. [Sigue leyendo]

Artículo
3 comentarios

Miradas archivadas

Dan ganas de regalar a sus descendientes los retratos que encontramos en los archivos

CUANDO ME CRUZO con ellos lo hago con sigilo para no trastornar su placidez centenaria. Allí reposan entre testamentos, bautismos, cartas dotales, expedientes diversos, sepelios, deudas y herencias. Intento no alterar ese estado cimentado con el paso de los siglos. Me comporto como un Marty McFly de los archivos y cuido de no trastocar el orden de la historia. Pero hay veces que se me quedan mirando. Sí, sí. No es una metáfora. Es real. [Sigue leyendo]

Artículo
6 comentarios

El padre de la novia

Irene se enfrenta a la negativa paterna y recurre al juez en 1880 para casarse con Vicente

NO ES EL PROTAGONISTA de las ceremonias nupciales, aunque muchas veces sea el que se rasca el bolsillo y subvenciona el ágape. Suele llegar tarde a la hora de los retratos y acumula más nervios que la pareja de ‘novençans’. La estrella es la novia, blanca y radiante. Siempre radiante. Él pone el brazo y, tal vez, alguna lagrimilla mientras acompaña a su niña al altar. Pero el padre de Irene le negó el brazo y el permiso para casarse con Vicente. Ella se rebeló, superó el sofoco y, al final, logró su objetivo: casarse con su ‘soldadito’. [Sigue leyendo]

Artículo
2 comentarios

Una boda y seis funerales

Eriza la piel la liturgia que envuelve los minutos finales de seis malhechores de principios del siglo XIX

SON SÓLO DOS sencillas hojas manuscritas. Las firma Facundo González, miembro de la Real Archicofradía de Nuestra Señora de los Inocentes Mártires y Desamparados de Valencia. Su simple lectura descompone el alma. Su carga documental es mayor que cualquier episodio de ’60 minutes’, ‘Documentos TV’ o ’30 minuts’. Es la narración con los adjetivos justos de los minutos finales de una banda de malhechores, camino del patíbulo. El 13 de mayo de 1810, el Barrabás de Camuñas, el Tramusseret de Benirredrà y cuatro hombres más eran ajusticiados. La capilla del Carraixet celebró ese día seis funerales y una boda. [Sigue leyendo]

Artículo
3 comentarios

Picaresca en tiempos de mili

Los mozos de Andilla de 1835 recurren a diversas tretas para librarse de ir a la guerra

AQUEL 13 de NOVIEMBRE de 1835 no cabía un alfiler en la sala capitular del Ayuntamiento de Andilla, una pequeña población del interior de Valencia, fronteriza con tierras de Aragón. La mesa presidencial estaba copada por la corporación municipal con el alcalde constitucional a la cabeza, el cura con los Quinque Libri bajo el brazo, los médicos cirujanos con sus maletines y los peritos medidores con el metro en la mano. Arremolinados frente a ellos, decenas de mozos y sus padres esperaban ansiosos, inquietos, resignados, el sorteo de ocho soldados que le habían correspondido a Andilla “en el presente llamamiento de los 100.000 hombres”.
[Sigue leyendo]

Artículo
3 comentarios

Pólvora, sangre y chocolate

La viuda de un chocolatero vive años amargos por las andanzas delictivas de sus hijos

INÉS SE SENTÓ, quedó un rato en penumbra, arrimada al brasero, y cerró los ojos. “Ai, Pep, què farem?”. Se encomendó al recuerdo de José García Sans, su marido. Echaba de menos en esa casa a oscuras el aroma a cacao. Mi abuela cuarta Inés Lliso Gurrea se había casado en Llombay en 1822 con un chocolatero para que le endulzara la vida y ahora, viuda y postrada en aquella silla, sólo acumulaba recuerdos amargos. No sabía si sería capaz de llegar al verano para convertirse en octogenaria. Un escalofrío le recorrió los huesos. Se levantó y marchó al dormitorio. Le volvieron las preocupaciones por el coste de los riegos y el valor de las cosechas. [Sigue leyendo]