Genealogía para pobres

Por | · · · · · · · · · | Primeros pasos | 1 comentario en Genealogía para pobres

Share on Facebook110Tweet about this on Twitter

Toda afición o hobby tiene sus gastos. Que se lo digan a mi amigo Alfredo, coleccionista de licores añejos. Aunque él prefiere llamarlo inversión. Sin embargo, desde aquí nos hemos propuesto apuntarnos a la moda del ‘low cost’. La genealogía no tiene por qué ser gravosa para el bolsillo. Aquí tenéis un presupuesto sin compromiso para afrontar vuestra investigación genealógica a precio de coste y libre de impuestos.

 

Punto de partida. De 0 a 0,60 €

Y lo primero es lo primero. Empezamos por lo básico. Podemos solicitar nuestro certificado de nacimiento al Registro Civil a través de internet. “Un momento, un momento… Que yo no tengo internet en casa y no quiero pagar por ir a un locutorio”. No hay problema, en casi todas las bibliotecas públicas españolas hay ordenadores con libre acceso a internet. Sólo hay que pedir hora y apuntarse. Seguimos.

 

De momento, las partidas de nacimiento son gratuitas. Sí, sí. Cero pesetas. Pero hay que saber bien dónde solicitarlas. OJO. Hay muchas páginas del estilo certificadodelregistrocivil.es que no son sitios oficiales. En este caso llegan a cobrar como mínimo 32 euros. Y no sabemos quienes son. ¿Son fiables? ¿Llevan a cabo los encargos que prometen?. El enlace oficial del Ministerio de Justicia español es este: https://sede.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/Sede/es/tramites/certificado-matrimonio El Gobierno valenciano, por ejemplo, también ofrece una plataforma on line para la solicitud del certificado de nacimiento a través del siguiente enlace: http://www.registrocivil.gva.es/intranet/web/registrocivil

 

“Parece muy fácil, pero el pueblo donde nací no tiene digitalizado todavía el archivo y no sale la opción de pedirlo por internet”. Cáspita. Entonces nos queda la solución tradicional, la de toda la vida, la opción postal: enviar una carta. ¿Y cuánto cuesta? Si optas por el sobre prefranqueado son 0,50 € y si prefieres mandar la carta desde la web de correos sin necesidad de darle un lenguetazo al sobre y al sello la cosa te sale por unos 0,60 €. Vamos, la mitad de un café.

 

Manuales de genealogía: 0 €

Acabas de empezar y andas un poco perdido, ¿verdad? Bueno, no pasa nada. Puedes recurrir al gran amigo del hombre: el libro. Acude a tu biblioteca pública más cercana y busca publicaciones relacionadas con la genealogía. Aquí tienes la puerta para entrar a todas las bibliotecas españolas. El carné de lector es gratuito, personal e intransferible. Seguro que te encuentras con el ‘Manual de genealogía española’ de Jaime de Salazar y Acha, los ‘Rudimentos de genealogía’ de Vicente de Cadenas y Vicent o incluso el libro en catalán de Armand de Fluvià, ‘A la recerca dels avantspassats’. Hay también breves manuales editados allende los mares y traducidos al castellano como ‘Genealogía fácil’, publicado por Nike Ecociencia.

Descarga el pdf con nuestros servicios

 

Almacenamiento: De 0 a 6 €

“Voy a necesitar un archivador y miles de carpetas. Y un ordenador portátil. ¡Cuántos gastos!”. Bueno, bueno, no corras. Vivimos en plena era digital y vamos a sacarle un poco de jugo al asunto. Por lo pronto ya puedes ir dándote de alta en alguno de los servicios gratuitos de almacenamiento en la nube. Lo que los listillos llaman ‘Cloud Storage Sites‎’. Tienes un ramillete amplio donde elegir. Entre los más conocidos: Dropbox, Google Drive, OneDrive (antes SkyDrive), Box… Si aún así quieres tener una copia por las moscas en soporte físico siempre puedes recurrir al típico ‘pendrive’,  el lápiz de memoria USB. De los más baratos tienes el de 8 Gb a unos 6 euros en tiendas físicas o en internet. En los de mayor capacidad el coste te saldrá a 50 céntimos cada giga de memoria.

 

Lápiz y papel o máquina de escribir virtual: 0 a 2 €

Ya tenemos la estantería en la red pero nos falta la máquina de escribir virtual, donde dejar constancia en negro sobre blanco de nuestros hallazgos. Y que, además, nos acompañe allá donde vayamos.  Puedes recurrir al clásico lápiz y la libreta de toda la vida (a 35 céntimos el uno y no llega al euro la otra), pero recuerda que estamos ajustando el presupuesto al máximo. Como dicen mis primos del norte: “La pela es la pela” (Money is money). Muchos Archivos cuentan con ordenadores con conexión a internet y sus pertinentes puertos USB. En este último caso te servirá el pendrive del apartado anterior, al que le puedes instalar una suite ofimática gratuita como OpenOffice. También puedes recurrir a alguna suite on line como Google Docs (vinculada a tu cuenta Gmail), Zoho (con 10 millones de usuarios), OX Documents o Office Web Apps (de Microsoft).

 

Acceso a Archivos públicos: 0 €

Como bien recoge la Constitución Española en su artículo 105.B, los ciudadanos tenemos derecho a acceder “a los archivos y registros administrativos”. El asunto se desarrolló posteriormente en el artículo 37 de la Ley 30/1992, que indica: “Los ciudadanos tienen derecho a acceder a los registros y a los documentos que, formando parte de un expediente, obren en los archivos administrativos, cualquiera que sea la forma de expresión, gráfica, sonora o en imagen o el tipo de soporte material en que figuren”. En el caso de Archivos estatales, por ejemplo, el Real Decreto 1266/2006 dispone que “el acceso a los archivos de titularidad estatal será libre y gratuito”. Vamos, que con sólo el DNI en la mano puedes consultar miles y miles de documentos donde buscar a tus antepasados.

 

Ayuda de expertos: De 0 € a la voluntad

Como ya indicamos en nuestro artículo Por favor, ¿el foro genealógico más cercano? hay un montón de genealogistas sueltos por el mundo, muchos de ellos con gran sabiduría y aquilatada experiencia, que te pueden echar una mano en momentos de necesidad. Los encontrarás en los numerosos grupos de Yahoo y en las distintas webs de asociaciones genealógicas. Y en decenas de blogs como éste e incluso mejores, mucho mejores. Tienes a tu disposición la ayuda de grandes expertos por la ingente cantidad de cero euros. Otra cosa es que llegues a compartior una charla en persona con alguno de ellos y le invites a un café o un té con pastas.

 

Un árbol genealógico en internet: 0 €

Todo genealogista principiante ansía ver plasmadas sus búsquedas en un hermoso arbol genealógico. Y si puede enseñarlo por internet a parientes cercanos y lejanos, mejor que mejor. Dos de las opciones más conocidas son GeneaNet y MyHeritage, que cuenta además con un programa gratuito para instalártelo en el ordenador: Family Tree Builder. En el caso de que subas tu árbol a internet ten en cuenta las opciones de privacidad, no te pase lo del abuelo Raimundo. Hay más programas gratuitos o versiones libres de aplicaciones de pago de como Ahnenblatt, Ancestral QuestLegacy Family Tree, entre otros. En Wikipedia, tienes una tabla comparativa con casi todo el software genealógico disponible (inglés) y las aplicaciones alojadas en servidores (inglés) en la web.

 

Un blog genealógico: 0 €

Mmm… Veo que quieres hacerme la competencia. Eso está bien. Ya tienes cosas que contar. Y tener una bitácora o un cuaderno de campo en internet es gratis. De nuevo te ofrecemos un ramillete de opciones: Tumblr, WordPress y Blogger. Se trata de que trastees, pruebes y te quedes con el que más te guste.

 

Coste total: Entre 0 y 8,60 €

Lo hemos conseguido. Ya eres todo un genealogista ‘low cost’, pero genealogista al fin y al cabo. Hemos tenido que ajustar el presupuesto al máximo. Ahora sólo falta que el IPC nos sea leve y podamos disfrutar de nuestra afición genealógica con el famoso lema de siempre precios bajos.


One Comment

v dice:

23/03/2014 at 22:02

Yo que en su momento me dejé mis perrillas en pedir partidas, reprografía de expedientes e incluso viajar a algunos lugares, ahora me veo sin un duro para nada y menos para genealogía. Ahora mi afición a modo low cost se basa en sondear a fondo a los familiares en busca de historias y datos biográficos de los más cercanos, escribir biografías de estos parientes (abuelos, bisabuelos…), ampliarla con información que obtengo en libros e internet, escanear fotografías y documentos, transcribir expedientes que dejé apartados tras sacar los datos fundamentes, pero que aún conservan chicha que sacar, indagar sobre los lugares de origen de mis ancestros, su historia, etc…. y revisar una y otra vez actualizaciones en archivos online! todo gratuito, pero jugoso. Un saludo!

Responder

Deja tu comentario