¡Olvídate de tus apellidos!

Por | · · | Divulgación · Genealogía doméstica · Primeros pasos | 19 comentarios en ¡Olvídate de tus apellidos!

Post disponible en: Valencià

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Así, bien clarito y entre dos hermosos signos de exclamación: ¡Olvídate de tus apellidos! ¿Quieres adentrarte en el mundo de la genealogía? ¿Quieres descubrir tu origen familiar? ¿Sí, lo tienes claro? Pues te lo repito: ¡Olvídate de tus apellidos! Y si encima eres españolito y luces un buen par de apellidos en tu DNI, olvídate de ambos, del primero y del segundo, del paterno y el materno. Así de claro te lo digo. Y me darás la razón.

-¿Me estás diciendo que no necesito mis apellidos para dibujar mi árbol genealógico?

 

Más o menos. Claro que los necesitas, pero no ahora. El primer paso de todo genealogista aficionado es arremangarse, olvidar los prejuicios, liberar la mente y dejar los apellidos en el perchero.

 

-Pues ya me dirás cómo lo hago, majete.

 

Te lo cuento. Tu documento de identidad dice que eres Jorge Belenguer del Río, hijo de Bernardo y Elvira. Por cierto, no te pareces en nada al de la foto. Sigamos. A partir de ahora eres Jorge, el hijo de Bernardo y Elvira. Ya no eres Belenguer ni Del Río.

 

-Pero he leído que Belenguer viene de Berenguer. En la Edad Media ya era frecuente en Valencia y el sur de Francia. Además, el escudo de los Belenguer…

 

Stoooooop. Para el carro. Arrêt! Quieto parado. ¿No vas demasiado deprisa? ¿De dónde eran tus cuatro bisabuelos maternos? ¿No lo sabes? ¿Y el padre del padre de tu padre? Dudas. Lo desconoces todavía y ya estás pensando en los Belenguer de la Edad Media. ¿No nos hemos saltado algunos capítulos? ¿No pretenderás ver la peli del Señor de los Anillos en un cuarto de hora? Pues aquí, lo mismo.

 

La #GenealogíaDoméstica, la que fomentamos desde Hojas de Boj y es apta para todos los públicos, es mucho más sencilla. Iniciate paso a paso, poco a poco. Empieza por ti mismo. Luego, averigua dónde nacieron tus padres, tus abuelos, tus bisabuelos… Ve tirando del hilo, de uno a otro, de tu padre a tus abuelos paternos; y de estos últimos a tus bisabuelos. Y lo mismo por el lado materno. Sigue las migas de pan que te dejaron escondidas tus antepasados. Es todo un reto.

Descarga el pdf con nuestros servicios

 

Me voy a poner serio y trascendental. A lo Paulo Coelho. Así que, parafraseando el clásico proverbio te digo:

 

“No dejes que los apellidos te impidan disfrutar de tu genealogía”

 

Te regalo la cita. Guárdatela en el bolsillo o grábatela a fuego en la mente, utilízala para powerpoints con fotos de gatitos o bosques frondosos. Difúndela en las redes sociales. Retuitea y liketea. Toda para ti.

 

Son habituales las consultas en los ambulatorios genealógicos de medio mundo de pacientes que acuden con idénticos síntomas: “Me gusta la genealogía y quiero saber el origen de mi apellido. He leído en internet que mi apellido procede de…”

 

A veces da la sensación de que nos obsesionamos con saber el origen de nuestro primer apellido. Queremos tener la completa certeza. Queremos saber el lugar exacto, con sus coordenadas geográficas, para plantar un cartel que diga: “Mi apellido nació AQUÍ”. Y no es posible. Casi nunca es posible. Sólo tendremos aproximaciones. Y las excepciones nos confirmarán esta regla no escrita.

 

-Oye, oye, que yo he llegado hasta la 15 generación de mi primer apellido paterno. Y lo tengo claro y documentado.

 

Pues no sabes lo que te pierdes. Porque te has olvidado de tus otros 16.383 abuelos de esa decimoquinta generación. Y creo que algo tendrán que ver para que puedas estar aquí ahora, en pleno siglo XXI, y presumir con orgullo de la casa solar de tu linaje.  Ahí tenemos un claro caso de discriminación genealógica. Ojo, que no lo digo exclusivamente en sentido negativo, ya que muchas veces son circunstancias ajenas (la ausencia de documentos, la principal) las que nos impiden andarnos por todas las ramas familiares como quisiéramos.

 

Apellidos peculiares

Está claro también que si te apellidas Claumarchirant, Ulizarna o Estigarribia te será más fácil seguir la pista a tus ancestros por su sonoridad y la peculiaridad de su grafía. E incluso es más evidente que si te apellidas Giner tu línea paterna tenga origen valenciano y si luces Agirregomezkorta en tu DNI, indudablemente tus raíces estén asentadas en tierras guipuzcoanas  y vizcaínas. Todo eso son indicios que nos ayudan a orientarnos. Es algo obvio. Pero para iniciarte en el mundo de la genealogía no necesitas una brújula, sino un mapa, un plano con las instrucciones correctas para llegar…

 

-¿Y dónde compro el plano? ¿Se puede pedir por internet?

 

Pues me temo que el plano te lo vas a tener que hacer tú mismo. Con tus manitas y la ayuda de tus amigos los archiveros, tarareando aquello de With a little help from my archivist friends…  Date cuenta de que estás en la casilla de salida y no sabes el nombre de la siguiente parada. Así es la genealogía doméstica. Hay que tirar del hilo y echar mano de los Archivos y Registros. Porque, no lo olvides, eres simplemente Jorge, el hijo de Bernardo y Elvira.

 

Y te tocará preguntar aquí y acullá, escuchar historias en blanco y negro, visitar parroquias y archivos polvorientos, con tu cesta en la mano recolectando savia elaborada para alimentar a tu árbol genealógico. Porque para nosotros, en Hojas de Boj, la genealogía es mucho mas que saber el origen y procedencia de nuestro apellido, es descubrir los retales que andan todavía ocultos y desperdigados de nuestra historia familiar, para compartirlos, para difundirlos, para que se mantengan vivos.

 

Cuando descubras, gracias a tu certificado de nacimiento y el de tus padres, que eres además bisnieto de Jorge, Adela, Vicente, Ernestina, Mariano, Úrsula, Adolfo y María del Remedio, casi que te dará igual saber el origen de los apellidos Belenguer o Del Río. Porque a partir de ese momento irán brotando historias, nuevos lugares, retos y curiosidades variadas, que te harán disfrutar de la Historia Familiar más que nunca, sin estar pendiente de tus apellidos. Y de tus ocho bisabuelo nacerán dieciséis sendas por donde adentrarse. Y querrás saber más de los padres y abuelos de Jorge, Adela, Vicente, Ernestina, Mariano… Algunas sendas se convertirán en callejones sin salida y otras se volverán a bifurcar y bifurcar, generación tras generación.

 

Y no te preocupará si alguna vez ves escrito tu apellido con uve o con be, todo junto o separado, con tilde o sin ella, con ele o con erre, porque los apellidos también están vivos. Y no alentarás inútiles debates sobre cuál es la forma correcta. Porque todas lo son, cada una en su época, y no pasa nada. El ser humano también es contradictorio y aquí seguimos. Y no pasa nada. Y seguirás disfrutando de tu historia familiar sin importarte la estación de destino.


19 Comments

chete dice:

22/02/2016 at 23:46

Me apellido Hernández Hernández (con lo cual la hipotética búsqueda de los orígenes de mi apellido es una quimera)… pero gracias a los mormones, que digitalizaron los libros parroquiales de ciudad rodrigo, donde ha vivido siempre mi familia, he podido remontarme, sin problemas, a 1690… Pero la vida te da sorpresas y, cuando investigué uno de los apellidos de mi mujer (marquiz) me bastó remontarme a 4 generaciones para verlo escrito como “marqui” y, llegando a 1767, encontrarme con un brigadier milanés, origen de ese apellido en ciudad rodrigo… ¡sorpresas te da la vida!

Responder

Eduardo Chamba dice:

11/05/2015 at 14:31

Excelente amigos, ademas les comparto un link con registros parroquiales de cada pueblito, ciudad, de todps los paises del mundo …alli encontraran a sus abuelos, bisabuelos y mas, muxho mas, que lo disfrute…

Responder

Mabel Cabrera dice:

08/05/2015 at 00:39

Es genial el artículo. Pasé años buscando gente con el apeliido Ancona por todo el mundo, ya que era el apellido de mi bisabuelo, llegado de Italia. Resultó que se lo cambiaron cuando llegó a Argentina y su apellido real era Angone.

Responder

Inma Ratia dice:

07/05/2015 at 10:57

Buen consejo Enrique aunque el tema del apellido puede ser un buen enganche, como lo fue conmigo.

Inma

Responder

Berta dice:

06/05/2015 at 20:14

Ursi me lo quitó del teclado… aunque yo, con llegar a Noé ya me conformo… después es “todo recto” ;-).
El artículo es GE NI AL, como todos… Gracias por hacernos ¿sonreír?… NO, reír y a carcajadas… y al mismo tiempo reflexionar y… bueno, no sigo o acabaré haciendo postalitas de gatitos con frasecitas ad-hoc…

Responder

Sabin Egiguren dice:

06/05/2015 at 18:38

Buenas Enrique.

En primer lugar, felicitarte por los estupendos temas que escribes en tu blog, aunque quiero hacer un inciso en éste.

Se está convirtiendo en una gran generalidad aquello de que un vasco tiene que tener su origen en las tierras vizcaínas o guipuzcoanas, una clara evidencia de la incultura de quienes lo dicen. Ya han pasado los tiempos de la Edad Media, en la cual se nos metía a todos los vascos en el mismo saco y se nos medía por el mismo rasero en la denominación de “Vizcaínos”.

En este caso, el apellido Agirregomezkorta es en realidad Aguirre Gomozcorta. No nos vamos a meter en lides lingüisticas, es de la cuenca del río Deba, es decir, solamente guipuzcoano, no vizcaíno.

Un saludo

Responder

Enrique Boix dice:

06/05/2015 at 19:01

Pues tomo muy buena nota, Sabin. La verdad (confieso mi culpa) había cogido el apellido un poco al vuelo al acordarme del humorista aquel de la tele de ‘Vaya Semanita’. Y sí, te doy la razón, me he tropezado más de una vez con un ‘vizcaíno’ genérico en los Quinque Libri y demás documentos añejos en tierras valencianas. Gracias por iluminarme. Me falta tanto por aprender… ¡Saludos!

Responder

Miriam Gabioud dice:

06/05/2015 at 18:30

Muy buen consejo el de olvidarnos de nuestro apellido..estoy empezando en esto de buscar mis antepasados y la verdad es que no es nada sencillo! Pero es cierto que lo mejor es tener la mente abierta… Muy bueno todo lo que escribes..Saludos

Responder

Enrique Boix dice:

06/05/2015 at 18:58

Bienvenida, Miriam. La familia argentina de Hojas de Boj se va ampliando. 😉

Responder

Jose Luis González dice:

06/05/2015 at 13:39

Mis apellidos no cambia quien soy ni tampoco mis antepasados y con esa idea comense mi arbol la rama mas proximma es de 1835 y la mas antigua es de 1670 y toda via estoy en Mexico

Responder

Enrique Boix dice:

06/05/2015 at 13:42

Eso sí que es tesón, José Luis. Enhorabuena por tu trabajo y un saludo a todos los amigos mexicanos que nos siguen, que son unos cuantos…

Responder

Alejandro Pla dice:

06/05/2015 at 13:03

(lo pongo en castellano para que me entienda todo el mundo) Muy didáctico y divertido. Enhorabuena Quique. Me ha enganchado de principio a fin. Yo empecé hace 20 años a tirar del hilo pero me lo dejé. Quizá retome algún día la búsqueda. Sigue así con este proyecto.

Responder

Enrique Boix dice:

06/05/2015 at 13:14

Gracias, compañero de polígono y De Nuestra Redacción… 😉 Pròximament vindrà una versió en valencià.

Una forta abraçada!

Responder

Maria Ysabel dice:

06/05/2015 at 12:42

Como siempre tan lindas las Hojas, me gustan. Gracias

Responder

Enrique Boix dice:

06/05/2015 at 12:46

Gracias por tus palabras, María Ysabel, y por seguirnos desde las tierras del Uruguay.

Responder

Felix Manuel Aparicio dice:

06/05/2015 at 11:56

Estoy totalmente de acuerdo.Pobre de aquel que solo hace el árbol buscando algún personaje histórico en sus ancestros, pues como tu bien dices, todos de los que descendemos tienen la misma importancia, y el verdadero valor esta en ir recopilando la historia familiar de todos los que nos precedieron.
Un saludo

Responder

Enrique Boix dice:

06/05/2015 at 11:59

Gracias por tus palabras, Félix. Hablando de apellidos, en mi árbol tengo decenas de Aparicio. Todos de Enguera (Valencia). 😉

Responder

Ursicino Carrascal dice:

06/05/2015 at 10:11

Totalmente de acuerdo. Al principio empiezas con mucha fuerza y quieres sacar ya mismo tu parentesco con Adán, pero como bien dices lo bonito es disfrutar el camino e ir haciendo crecer pieza a pieza nuestro árbol, ya que si una pieza está mal puede que se nos caiga toda una rama. Escudos y orígenes son con suerte el final del camino, no el inicio. A mi me encanta más la sensación de satisfacción que tienes cuando encuentras a ese que se te resistía y que no había forma de dar con él.

Responder

Enrique Boix dice:

06/05/2015 at 11:59

Los difíciles son los que más agradeces encontrar. 😉

Responder

Deja tu comentario