A la búsqueda de las raíces enguerinas

Por | · · · | Divulgación · Investigación | 2 comentarios en A la búsqueda de las raíces enguerinas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Una persona sin raíces es como un nenúfar flotando en el Pacífico. Solitario y a merced de las corrientes marinas. Sin nadie que admire sus verdes matices y las florecillas que le coronan. Entre metáforas acuáticas andábamos el otro día cuando una idea nos asaltó como el chorro a presión de un surtidor callejero.

 

Mira que han sido veces y veces las que nos hemos cruzado en nuestras investigaciones genealógicas con gentes oriundas de Enguera, villa situada en el interior de la provincia de Valencia. Da igual que rebuscaras en Extremadura, Andalucía, Cataluña, Argentina, México, Brasil o en las ciudades blancas y laberínticas del Magreb. Por allí aparecía siempre alguien de Enguera. Unas veces en los albores del siglo XX, otras a lomos del siglo XVIII. Como tejedor, comerciante o literato exiliado.

 

“Hombre, -puede pensar alguien- de Enguera y de cualquier pueblo de España. ¿O te piensas que los enguerinos son los únicos que han dejado su pueblo en busca de nuevos mundos?”. Ya, está claro. Pero es que… Enguera es mi pueblo materno, el que me vio dar las primeras pedaladas, el que me acogió en tantos veranos, el que…

 

“No sigas, no sigas, que te has puesto nostálgico….”

 

Vale, paro, que me emociono. ¿Y qué podía hacer uno por sus calles y sus gentes? ¿Por qué no montamos algo que una genealogía, historia familiar y sentimiento, mucho sentimiento? Dicho y hecho. Pensat i fet. Así ha nacido Raíces Enguerinas. Ya lo sé, el nombre no parece muy original, pero la idea es esa. Tenemos como objetivo recopilar las historias familiares de todas esas gentes, buenas gentes, que dejaron atrás las calles de Enguera y el perfil inconfundible del Piquet. Y luego reunirlas en un libro y salvarlas del olvido.

 

Muchos se marcharon con lo puesto. Apenas un par de maletas y los recuerdos desbordantes de su infancia y su incipiente juventud. Pero también se llevaron consigo alguno de esos apellidos que están enraizados en lo más profundo de su tierra natal, desde hace más de 500 años. Mucho más que el ADN

Retales de vidas pasadas - Unas colección de historias familiares salvadas del olvido

 

Da gusto ver entre legajos y documentos digitalizados, a este y al otro lado del Atlántico, a los Palop, Barberán, Aparicio, Marín, Gascón, Chorques, Ciges, Simón, Sarrión, Pareja, Cabezas, Guerola… Rascas un poco, indagas, te ajustas los lentes y aparece escrito, en tinta indeleble al paso del tiempo, el nombre de Enguera. A veces incluso como Engra o Anguera.

 

Son tantas y tantas las historias que penden en los tendederos de nuestra memoria familiar. A veces están a punto de desprenderse de esa pinza descolorida y perderse para siempre. Sí, lo sé, a veces me pongo muy pesado, pero es que uno se enardece cuando ve tantos recuerdos desperdigados en los vertederos del olvido. Y es una pena. Es una lástima que se fundan en negro tantas vidas pasadas.

 

Difusión en redes sociales

Y la solución está en nuestras manos. Nosotros lo hacemos por nuestro pueblo. Con la ilusión que da saber que los primeros chispazos de este proyecto ya han calado profundamente en el corazón de unas cuantas familias con raíces enguerinas, en Barcelona, Francia y Argentina. Así que vamos a ponernos todos manos a la obra. Aprovecharemos las redes sociales y la pasión por nuestra memoria familiar.

 

Desde Hojas de Boj invitamos a todos nuestros seguidores y amigos, enguerinos o no, a compartir este ilusionante proyecto. ¿Nos echas una mano? Seguro que sabes de alguien que tiene un conocido que es nieto o bisnieto de algún enguerino o enguerina. Y si no lo tienes, comparte, difunde y retuitea.

 

¿Hay alguien de Enguera al otro lado de esta pantalla?

 

Vamos a desandar lo andado. Son muchos los kilómetros y millas que dejaron atrás los enguerinos ausentes y añorados. Sabemos que aflorarán relatos duros y agridulces, detalles cargados de nostalgia y amargura, lágrimas dulces y saladas, pero necesitamos sacudirnos el alma de vez en cuando para quitarnos el polvo de la desmemoria. Creemos que vale la pena, ¿no?


2 Comments

aparicio navarro dice:

18/07/2015 at 19:51

Que sus ariculos me parecen inertesantisimos, y que yo sostengo que aquí hay muchos enguerinos que procedemos de judios conversos.

Responder

SILVIA ESMERALDA GARCÍA dice:

28/05/2015 at 13:22

Amigos de Enguera: Me parece una idea muy buena y gratificante, sobre todo para los enguerinos lejos y nosotros sus descendientes, que hemos vivido todas las historias enguerinas. Yo a través de mi padre que todos los dias de su vida… recordó a su amada ENGUERA… personalmente he estado alli, incluso con mis hijos…he publicado un libro con historias enguerinas de papá y mías, lo he presentado allí y en La feria del libro de BsAs….les mandaré fotografías.. y me contactaré con otros aquí…GRACIAS AMIGOS…

Responder

Deja tu comentario