Hijos del silencio

Cul-de-sac lo llaman los franceses. Cuando un buscador de ancestros acaba en él, los cimientos tiemblan y la brújula se desnorta. Brota un sudor frío y el caer de los brazos marca el final de trayecto. Desolación. El horizonte se difumina y las ideas se agotan. Silencio de camposanto. La solución más lógica es quizás […]